Zitácuaro

Historia

Ayuntamiento de Zitácuaro, Michoacán, Administración 2018 - 2021.

160042
3
Marzo
2016
Debate
  • Parte 3

M.C.D. Miguel Angel Avilés T.
Cronista Municipal.

LEYENDO MAL EL DECRETO

Algunas personas piensan que es un ejercicio académico inútil revisitar la historia, sobre todo en el caso de sucesos que han sido estudiados exhaustivamente, como es el caso del decreto expedido por el Congreso de Michoacán y dado a conocer por el Gobernador del Estado Lic. Justo Mendoza, el 20 de abril de 1868, por el que se le otorga a Zitácuaro el titulo de <<Ciudad Heroica>>. Y aunque dicho decreto consta de siete artículos, el haber leído mal los cuatro primeros durante mucho tiempo, dio lugar a una gran confusión.

El decreto dice a la letra:

<< No. 39. Artículo 1° Han merecido bien del Estado los vecinos de la municipalidad de Zitácuaro por los distinguidos servicios que prestaron al mismo y a la Nación, en la última guerra de independencia.

2° La ciudad de Zitácuaro llevara en lo sucesivo el titulo de <<HEROICA>>.

3° Y para perpetuar la memoria de los hechos gloriosos que durante la guerra mencionada, tuvieron lugar en dicha ciudad, se erigirá en su plaza principal un monumento a la independencia, cuyo gasto se hará por cuenta de los fondos comunes del Estado.

4° Con igual objeto y con fondos del mismo Estado, se erigirán en los lugares que designe el Ayuntamiento de aquella municipalidad, cuatro túmulos consagrados a la memoria de los ciudadanos CRESCENCIO MORALES, NICOLÁS ROMERO, FRANCISCO SERRATO Y DONACIANO OJEDA, con las inscripciones que acuerde el ejecutivo en honor de estos ilustres jefes, muertos en defensa de la patria.

Este decreto a sido motivo de inconformidad por parte de algunos zitacuarenses debido a que el gobierno del Estado incumplió los artículos 3° y 4°, al no proporcionar los <<fondos comunes>> para construir el monumento a la independencia y los cuatro túmulos a los “chinacos”, ya que en el imaginario colectivo se arraigaba la idea de que estas construcciones deberían de haberse hecho juntas en la plaza principal de la ciudad, que en ese entonces se localizaba en lo que actualmente es el Jardín de la Constitución, ya que la Plaza Benito Juárez, por ese entonces ni siquiera existía.


Monumento al Bicentenario de la Independencia.
Donde también aparecen equivocadamente los nombres de
los Chinacos Zitacuarenses que lucharon contra la Intervención Francesa.

Tan, triunfó ésta interpretación del decreto que en el espacio donde se levantó el monumento para conmemorar el bicentenario del inicio de la guerra de independencia de España, se erigieron los cuatro túmulos a los “chinacos”, con lo que se mezclaron dos acontecimientos distintos, la guerra de independencia de España y la guerra contra la intervención francesa y el Imperio de Maximiliano. Es más, en el articulo 5° se exenta de impuestos a las fincas rusticas y urbanas que hubieran sido destruidas por los invasores y sus aliados y el 6° ordena que se destinen fondos públicos para la reparación de los edificios públicos, y que seguramente no alude a los destruidos en enero de 1812.

Revisitando la Historia. Historia del Decreto del 20 de abril. El Clarín. 16-4-13.

LA MITICA CASA DE LA JUNTA.


Litografía del siglo XIX, donde aparece la plaza principal de
Zitácuaro después de la reconstrucción de la villa.

En la esquina que en la actualidad forman las calles de Ignacio López Rayón y Guadalupe Victoria, existe un pequeño jardín en cuyo interior se localiza un monumento a la Suprema Junta Nacional Americana, él que consta de asta bandera y un pedestal que soporta una mano con una replica de la Presea SJNA, en donde aparecen los integrantes de la citada junta y elementos históricos y geográficos de la localidad.

El maestro Crispín Duarte Soto en su libro Suprema Junta Nacional Americana, nos dice que en este espacio, el 13 de septiembre de 1942, el Sr. Willebaldo Carmona, Presidente Municipal por ese tiempo de Zitácuaro, descubrió una placa donde se afirma que “El Acta constitutiva (de la Junta) se suscribió en este sitio el 21 de agosto de 1811”. Sin embargo no anota en que se apoyó el Ayuntamiento para asegurar que ahí fuera el sitio desde donde gobernó la Junta de Zitácuaro, al parecer el dato fue avalado por el Lic. Antonio Arriaga Ochoa cuando siendo Director del Museo de Historia y Antropología de Chapultepec, realizó una visita a Zitácuaro para impartir una conferencia en la Escuela Secundaria Nicolás Romero y quien más tarde fue el conducto por el que el gobierno del Estado proporcionó la mitad del dinero que se necesitaba para comprar la casa, propiedad de particulares.

Lo más probable es que nunca sepamos con exactitud, donde se localizaba la casa donde se estableció la Junta, más que nada, por que el artículo 5° del decreto expedido por Calleja el 5 de enero de 1812 dice: “Debiendo ser arrazada, (sic.) Incendiada y destruida esta infiel y criminal villa, donde por tres veces se ha hecho la más obstinada resistencia a las armas del rey” Y hago hincapié en arrasada, por que con toda seguridad no era cualquier jacal que pudiera ser incendiado fácilmente el edificio de referencia, pero si de arrasar se trataba, es fácil adivinar por donde empezó Calleja.


Fotografía de la mítica casa que en la memoria colectiva
a quedado grabada como “La Casa de la Junta”

En realidad lo importante no es saber con exactitud donde se localizaba esta casa, si no las razones que llevaron a los insurgentes a establecerse en determinado lugar. El Dr. Moisés Guzmán Pérez nos dice en La Suprema Junta Nacional Americana y la Independencia que: “Varios de los jefes rebeldes encontraron en los ayuntamientos el sitio ideal para darle formalidad a sus providencias de gobierno y para tratar de institucionalizar políticamente el movimiento, Cuando Rayón y Liceaga quisieron establecer una Junta o Congreso Nacional en Zacatecas fue por el hecho de que aquel Real de Minas contaba con Ayuntamiento. A eso se debe que cuando estuvieron en Zitácuaro, quisieron hacer realidad sus planes y así el edificio de las casas reales, en una de cuyas salas los regidores tenían sus reuniones fue convertido por los insurgentes en “Palacio Nacional” tal y como lo había hecho Hidalgo en Guadalajara. De tal manera que no fue en una “casa provinciana”, o, en una “casa habitación” como equivocadamente se ha repetido por tradición (Carlos Román Celis Los recintos Legislativos de los diputado, Marta Fernández, Recintos Parlamentarios) sino el edificio del Ayuntamiento de la Villa de Zitácuaro el que sirvió de sede al que debe ser considerado como el primer recinto legislativo del movimiento de independencia.


Espacio Cívico para conmemorar la instalación de
la Suprema Junta Nacional Americana en Zitácuaro.

Articulo no publicado en la prensa local

Ciento cincuenta años del incendio de la desolación
Articulo Publicado en el Portal de INTERNET del Ayuntamiento de Zitácuaro.

 

Atrás