Zitácuaro

Musica

Ayuntamiento de Zitácuaro, Michoacán, Administración 2018 - 2021.

150015
12
Octubre
2015
Música en el municipio
  • Parte 1

Historia de la Banda de Música.

Propiamente, el origen de la banda se remonta a principios del siglo XX. En este propósito participó entusiastamente el Sr. Prefecto, Don Aurelio Arciniega; con la autoridad que poseía logró apoyar cada una de las acciones, hasta que hizo posible constituir y consolidar la banda de música de la ciudad. Se cree que su primer Director fue Don Juan Molina Ramírez, hijo del Sr. Socorro Molina, músico de origen francés.

Según versiones escritas y orales que se han venido propalando de generación en generación, la banda municipal actuó, en 1906, en la ceremonia de inauguración del monumento a Don Benito Juárez García, instalado en el Jardín de la Constitución.

Don Juan dirigió la banda hasta 1913, año en que se trasladó a Angangueo, para formar la de aquella población; dejó la de esta ciudad a cargo de su hermano José. El nuevo director continúa consolidando la banda; los avatares de la Revolución en nada inhibieron su trabajo substancioso. Para ésta época participaban 26 miembros en el conjunto musical. Todos ellos se presentaban, debidamente, uniformados y con los instrumentos necesarios y en buen estado.

Existen comentarios que afirman que en alguna fecha de las dos primeras décadas del siglo XX, la banda acompañó en el teatro Juárez de esta ciudad a Jaime Nunó en la entonación del Himno Nacional Mexicano en las fiestas patrias del 16 de septiembre.

La banda participaba en los principales eventos cívicos que se efectuaban en la ciudad, entre ellos los del 5 de febrero, 21 de marzo, 18 de julio, 15 y 16 de septiembre y 20 de noviembre. Con plena disposición cívica la banda amenizó, el 22 de mayo de 1925, la ceremonia de la colocación de la primera piedra en la calle de Cuahutémoc, esquina con Calzada de los Poetas (Andrés Landa y Piña), de lo que sería la obra para instalar el monumento del Dr. Emilio García en ese lugar.

Para diciembre del mismo año de 1925, la banda tenía una membresía de 33 elementos; como Director se encontraba el Sr. José Molina, el Subdirector era el Sr. J. Remedios Olvera; también participaban los señores Francisco Solís, Odilón Ramírez, Fidencio Molina, Margarito Aguilar González, Francisco Aguilar González, Daniel Solís, Victorino Cisneros, J. Socorro Molina, Clemente Castro, Francisco Delgado, el niño Alberto Molina Mora y otras personas que no ha sido posible identificar.

Una de las mejores épocas de la banda fue la década de los veinte; entre los años de 1925 y 1926 llevaba el nombre del ilustre Melchor Ocampo y se encontraba debidamente organizada; todos sus elementos portaban un traje muy adecuado a la realización de su actividad cívico-musical y contaban con los instrumentos necesarios. La banda de esta época ha sido la más completa y la de mayor trascendencia e historia. Tan positivo estado de cosas, era el resultado del extraordinario apoyo que brindaba el Ayuntamiento y el Gral. Arturo Bernal.

En 1933 la banda municipal, todavía dirigida por Don José Molina Ramírez, estableció en esta ciudad, una competencia con la banda del Estado Mayor; el triunfo fue de los locales. El Director de la banda visitante felicitó a los nuestros.

Al hacerse cargo Don José Molina de la banda de Tuzantla, durante el periodo de 1935 a 1937, se hizo responsable de la Dirección de la de Zitácuaro el Sr. J. Remedios Olvera. A su regreso a esta ciudad, Don José retoma la dirección de la banda hasta su muerte, que acontece, desafortunadamente, en el año de 1939. Tan lamentable acontecimiento provoca que la dirección fuera retomada por el Sr. J. Remedios Olvera, quien debió de sufrir la decadencia de la banda. En tales circunstancias, el Ayuntamiento contrató, a principios del año de 1941, al Profr. Enrique Hernández Zepeda, originario de Guanajuato, para que se hiciera cargo de la banda.

Para coadyuvar a que la banda se fortaleciera, el periódico El Chinaco emprende, en el mes de agosto de 1941, una campaña pro-banda municipal. En las páginas del periódico se refiere que: “La Ciudad de las Rayadas debe contar con una magnífica Banda Municipal, para lo cual EL CHINACO pondrá todo su esfuerzo para conseguirlo.”

El periódico reconoce la importante labor del Profr. Enrique Hernández Z., “su Director, que es todo competencia y quien ha venido realizando una tarea titánica, ya que los elementos personales con que cuenta carecen de lo básico: INSTRUMENTAL.” Por este motivo hace un exhorto a toda la población, que se traducía en vehemencia, en el siguiente sentido: “EL CHINACO hace un llamado fraternal y entusiasta a los habitantes todos de Zitácuaro, a los amigos de fuera y de dentro, a las autoridades locales, estatales y federales, a los extranjeros residentes en el país, y en general, a todos los que amen el DIVINO ARTE DE LA MÚSICA, para que cooperen en la medida de sus posibilidades para comprar el INSTRUMENTAL NECESARIO.”

Con la preocupación social y entusiasmo que siempre caracterizó al Profr. Jesús Teja Andrade, Director de El Chinaco, recurría, a través de este importante medio, “al alto espíritu progresista de los habitantes de esta Ciudad, sin distinción de credos de ninguna especie...” para que se sumaran a su convocatoria y hacer posible el resurgimiento de la banda de música.

Atrás